Comprender y prevenir el CMV en el entorno educativo, una causa a menudo desconocida de pérdida auditiva en niños

La principal causa de pérdida auditiva neurosensorial es la herencia, pero muchas personas no se dan cuenta de que la segunda causa más común de Hipoacusia Neurosensorial en niños se debe al citomegalovirus congénito o CMVc. También es la infección viral congénita más común en España y la pérdida auditiva resultante puede prevenirse. El CMV puede causar una amplia variación en la pérdida auditiva, incluida la pérdida progresiva.

¿Qué es el CMV?

 

El citomegalovirus es un virus del herpes que causa síntomas mínimos o nulos en la mayoría de las personas. En España, a los 40 años, la mayoría de nosotros tenemos evidencia de una infección pasada. El CMV se convierte en una preocupación principalmente en dos escenarios: en una mujer embarazada o en un individuo gravemente inmunodeprimido. La mayoría de las mujeres desconocen el CMV y el riesgo de infección durante el embarazo.

 

 

 

 

¿Cuál es el tamaño del problema CMV?

 

 El CMVc es la infección viral congénita más común en España. Aproximadamente 1 de cada 200 bebés está infectado por CMV antes de nacer. Con 322 mil nacimientos en los España en 2023, podemos suponer que gran número de niños fueron infectados con CMV.

 

De los infectados, ¿cuántos niños acaban con pérdida auditiva?

 

Características de CMV que cursa con HNS: La pérdida de audición en bebés/niños con CMVc puede ser unilateral, bilateral, presente al nacer, de aparición tardía, fluctuante o progresiva. ¡CUALQUIER niño con pérdida auditiva podría haberla causado por el CMVc!

 

1 de cada 200 bebés infectados con CMVc, aproximadamente el 10% será "sintomático" y tendrá síntomas graves al nacer que pueden incluir microcefalia, agrandamiento del hígado/bazo, parálisis cerebral, deterioro cognitivo, pérdida de visión y pérdida de audición neurosensorial (HNS). Otro 10% – 20% de los 200 bebés infectados que son “asintomáticos” tendrán o desarrollarán Hipoacusia Neurosensorial.

 

¡El CMV es tan común! ¿No podemos realizar pruebas antes de que cause pérdida de audición y otros problemas?

 

 Si se sabe que un bebé pasó la prueba de audición del recién nacido, pero dio positivo para CMV, la declaración más reciente de la CODEPEH recomienda una evaluación audiológica pediátrica completa a los 3 meses de edad y luego un monitoreo futuro “cada 12 meses hasta los 3 años o en intervalos más cortos”. basado en las preocupaciones de los padres/proveedor”.

 

Actualmente, a la mayoría de los bebés no se les realiza la prueba de CMVc al nacer. Se están realizando pruebas a los bebés con síntomas evidentes de CMVc y, en algunos casos, se realizan pruebas a los bebés que no pasan la prueba de audición del recién nacido. Si a un bebé no se le realiza una prueba de CMVc a las 3 semanas de edad, cualquier prueba positiva después de las 3 semanas de edad puede indicar una infección adquirida en lugar de una infección congénita. Por tanto, es difícil estimar qué proporción de HNS se debe a CMV congénito en niños fuera del período neonatal.

 

¿Cómo se transmite el CMV?

 

 El citomegalovirus se transmite principalmente a través de la saliva, las mucosas y la orina. Los bebés y los niños pequeños suelen transmitir el virus. Los niños pequeños tienen comportamientos que tienen más probabilidades de conducir a la transmisión del CMV. Las mujeres en edad fértil deben ser conscientes de los riesgos del CMV congénito y de los métodos de prevención. Las mujeres que están embarazadas o que planean quedar embarazadas pueden tomar precauciones que pueden reducir su riesgo de exposición al CMV. Se están realizando estudios clínicos con antivirales para el CMV y ensayos de una vacuna contra el CMV.

 

¿Cómo podemos prevenir el CMV?

 

Los educadores que trabajan con niños pequeños corren un mayor riesgo de contraer CMV y pueden ayudar a prevenir la transmisión del CMV tratando todos los fluidos corporales como si fueran infecciosos.

Esto incluye:

  • Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón, haciendo espuma durante al menos 15 segundos.
  • Evite besar a un niño cerca de la nariz o la boca.
  • No se lleve a la boca cosas que hayan estado en la boca de un niño, como chupetes, tazas, utensilios o comida.
  • Use guantes para todo contacto con fluidos corporales y siempre lávese las manos después de quitarse los guantes.
  • Utilice desinfectantes aprobados por la EPA para limpiar con frecuencia las superficies del lugar de trabajo que puedan estar contaminadas con fluidos corporales.
  • No utilice toallitas húmedas para limpiar superficies del lugar de trabajo potencialmente contaminadas.
  • Desinfectar juguetes u objetos pequeños que puedan haber sido contaminados con fluidos corporales.

 Todos y cada uno de los niños, tanto en el aula como en el hogar o en el entorno familiar extendido, pueden potencialmente transmitir el CMV a una mujer en edad fértil o a una mujer embarazada. Es prudente utilizar buenas precauciones de higiene en todos estos entornos.

 

Recursos

·      https://bibliotecafiapas.es/publicacion/cribado-auditivo-neonatal-universal-problemas-clinicos-y-preguntas-frecuentes-recomendaciones-codepeh-2022/

 

·      https://bibliotecafiapas.es/publicacion/control-de-calidad-de-un-programa-de-deteccion-diagnostico-e-intervencion-precoz-de-la-hipoacusia-infantil/

 

·      https://www.cdc.gov/cmv/index.html

 

 

José Luis Verona Gómez

Maestro especialista en Audición y Lenguaje

Pedagogo especialista en Educación Especial