La base invisible para el aprendizaje


No hay duda de que si una escuela tuviera aulas mal iluminadas, habría una protesta y una demanda de mejorar la iluminación para que los niños/as pudieran ver claramente para aprender.

La acústica deficiente en el aula no es tan obvia como la iluminación, aunque los efectos de una mala audición en el aula pueden ser aún más significativos que los causados por la poca iluminación.

 

LA REALIDAD DE NUESTRAS AULAS


Es una suposición en educación que los niños que prestan atención en el aula podrán escuchar fácilmente lo que dice el maestro/a y aprender. Para demasiados niños/as, esta suposición es falsa.

Numerosos estudios recientes indicaron que una de cada seis palabras no es entendida por el estudiante promedio de los primeros cursos de primaria debido al ruido excesivo y la mala acústica del aula.

Gran parte de la instrucción en el aula es principalmente verbal, especialmente en los niveles inferiores cuando se aprenden habilidades básicas .

 

¿Quién es el más perjudicado?


Los estudiantes que son más perjudicados por el ruido excesivo y la reverberación son menores de 13 años, especialmente aquellos en la etapa de Educación Infantil y Primaria.

La fisiología auditiva que permite a los humanos escuchar eficazmente en condiciones relativamente ruidosas no madura hasta la Etapa de Educación Secundaria, y algunos aspectos no maduran hasta el final de dicha etapa.

Nuestros alumnos/as más jóvenes también son aquellos con un aprendizaje de idiomas inmaduro y carecen de las palabras necesarias para completar los espacios en blanco de manera experta cuando se pierde una nueva palabra o un final de palabra.

 

¿Por qué hay un desafío?


Incluso con un buen control del comportamiento de las aulas para minimizar el ruido generado por los estudiantes, un maestro/a puede hacer poco o nada para reducir el ruido de fondo o la reverberación.

Estos dos trabajan juntos como un doble golpe que puede afectar la percepción del habla, la atención, el comportamiento y el rendimiento general del aula.

 

¿Riesgos para los docentes?


Debido a que los adultos son mucho mejores para escuchar de manera efectiva en el ruido y la reverberación, los maestros/as, equipo directivo y padres subestiman casi siempre el impacto del entorno acústico.

Los maestros/as veteranos a menudo creen que cuando hablan en voz alta, el ruido no será un problema para los estudiantes que están prestando atención. Esta creencia ha resultado en que los maestros/as corran 20 veces más riesgo que los

trabajadores promedio de dañar permanentemente sus voces . El maestro/a promedio pasa al menos 1 día de enfermedad por año relacionado con la tensión vocal. Los fondos que una administración educativa debe invertir solo para pagar por

estos maestros/as sustitutos/as se habrían gastado mejor en acondicionamiento acústico cuando se construyó la escuela.

 

¡Efectos sobre el aprendizaje!


VELOCIDAD : En las aulas ruidosas y/o reverberantes, los menores efectos se ven cuando los estudiantes participan en la práctica de habilidades que ya conocen, como problemas de ejercicios de matemáticas. El mayor efecto se ve cuando los estudiantes reciben nuevas palabras o conceptos. No es de extrañar por qué algunas escuelas con

datos demográficos similares pueden avanzar através de un plan de estudios más rápidamente, mientras que otras que tienen una acústica deficiente aprenden a un ritmo más lento y necesitan más tiempo en clase para aprender los mismos conceptos.


PERSISTENCIA: Aún más insidioso es el hallazgo de que los niños que son educados en aulas ruidosas tienden a rendirse más rápido cuando enfrentan desafíos de aprendizaje. Esta falta de perseverancia es una limitación seria para una actitud saludable de aprendizaje y nuestra necesidad actual de ser responsables del rendimiento escolar

de cada niño/a.


LOGRO: No es sorprendente que los estudiantes en las escuelas cercanas a las autopistas ruidosas o bajo las rutas de vuelo de aproximación al aeropuerto puedan tener una caída de 1 año en los puntajes de rendimiento equivalentes de nivel por cada aumento de 10 dB en el ruido del tráfico en el aula.


NO HABITUACIÓN : Finalmente, existe la creencia de que cuando un maestro habla en voz baja o cuando hay ruido, los niños aprenderán a sintonizar y concentrarse más intensamente. Esto puede ser cierto a corto plazo, pero los niños/as en entornos educativos ruidosos aprenden a desconectarse, no a sintonizar. La energía necesaria para

escuchar con más atención deja menos capacidad mental para procesar la información que se presenta y disminuye el tiempo que los estudiantes realmente pueden emplear. Las aulas ruidosas tienden a ser más onduladas y requieren más repetición que en las aulas donde los niños no tienen que esforzarse tanto para escuchar.

 

¿Entonces , qué puede hacerse?


1. Llame la atención de la administración, en este caso la Consejería de Educación correspondiente, sobre la importancia de la acústica y el efecto sobre el rendimiento del alumnado. Si una de las bases fundamentales del aprendizaje no es la adecuada o se muestra deficiente o deteriorada por las malas condiciones del aula escolar, no es de

extrañar que algunas escuelas estén luchando más que otras, incluso con la misma población de estudiantes en sus aulas, se produce aquí un factor de desigualdad evidente.


2. No existe una " solución simple" que borre los efectos de la mala acústica del aula. La clave es el ruido de fondo presente en las aulas, que primero debe reducirse. Para ayudar a alcanzar niveles más bajos, es necesario acondicionar de manera lo más adecuada posible los entornos de aprendizaje.


3. Finalmente, los docentes y los equipos directivos de los centros escolares deben ser conscientes de los efectos de la acústica en el aula sobre los éxitos, los esfuerzos y desafíos de los estudiantes. El logro es interdisciplinario y escuchar para aprender es una base fundamental para el aprendizaje.


Para obtener más información, consulte lo siguiente:


https://www.thinglink.com/scene/1316096948704378882

 

José Luis Verona Gómez

Maestro especialista en Audición y Lenguaje

Pedagogo especialista en Educación Especial.

 

 

 
 
Página personal de José Luis Verona Gómez 2020

Login Form